jueves, 14 de julio de 2011

El Tito Correa



El sábado jugué al fútbol. Cuando se me acercó el pibe que tenía que marcar le ví cara conocida, tres jugadas y ya suponía de dónde era.
-¿Loco tu apellido es Correa?
Cuando me dijo que sí y que se acordaba de mí empecé a tejer un poco más la situación. Habíamos hecho un minuto de silencio antes de arrancar, tenía una noticia en el diario local que nunca verifiqué y mi garganta ya estaba anudada como para preguntarle. Me lo dijo él: “Mi hermano se murió ayer” y uno más de la pandilla de mi infancia vuelve a caer. Leonel, Tito para nosotros, fue apuñalado directo al pulmón y aguantó nada más que tres días. Se murió ayer me dijo el hermano que se llama Mauricio, como mi hermano, y se le cayó una lágrima; un sábado de fulbito en el lugar donde siempre juego como para no perder más hermanos. El pibe hace el gol que termina por liquidar a nuestro equipo y lo festejan como si fueran el fuego. Después de abrazarlo salgo caminando de la cancha donde está mi hermano esperándome, El Pitu, Mauri; me acuerdo de que el Tito siempre me decía que éramos iguales y cuando lo veo al Pitu con el ceño fruncido finalmente le termino por dar la razón.

3 comentarios:

L.L. dijo...

Buen relato amigo.

Facundo Arroyo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Facundo Arroyo dijo...

Gracias amigo, me ha dolido mucho escribirlo.